El Edificio

Declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN), el antiguo Col·legi de Sant Ignasi es un gran edificio de planta cuadrangular construido alrededor de un amplio claustro central de aire neoclásico. Fue construido por los jesuitas a mediados del siglo XVIII en los terrenos adyacentes al antiguo hospital de Santa Llúcia, lugar donde miembros de esta orden religiosa se habían instalado a inicio del siglo XVII. Durante muchos años el centro funcionó como centro de enseñanza media y estaba especializado en estudios humanísticos.

Este colegio, el segundo establecido por los Jesuitas en Catalunya, tuvo su primera ubicación en el antiguo hospital de Santa Lucía y fue reedificado en torno a 1750, con ampliaciones durante el siglo XIX. La institución fue regentada por la Compañía de Jesús hasta 1892.

Sus fachadas destacan por presentar una construcción sobria y sencilla que presenta aberturas irregulares a lo largo de la fachada, rompiendo la monotonía del muro de piedra. En la calle de Viladordis se sitúa el portal barroco de piedra arenisca que daba entrada al edificio original del siglo XVIII. En el interior del edificio se conserva la escalera originaria de la primera construcción que con las obras de rehabilitación vuelve a ser visible.

Para saber más

El área que rodea la vía de Sant Ignasi, la plaza de San Ignacio, la calle de Viladordis y la calle de Vidal i Barraquer en Manresa es un lugar de importante interés histórico y patrimonial para la ciudad. Las diversas construcciones que han ocupado estos espacios son un testimonio perfecto de la evolución histórica de la ciudad desde la Edad Media hasta hoy en día. A mediados del siglo XIII, se fundó el Hospital Inferior, y pese a un intento de construir una capilla alrededor del año 1300, no se completó hasta años más tarde. Esta oportunidad surgió a través de la iniciativa de la cofradía de Sant Tomàs y de Santa Llúcia, formada por maestros de casas y constructores de muros, que expresaron explícitamente su deseo de tener una capilla exclusiva.

La autorización del obispo de Vic en 1321 permitió la construcción de la capilla cerca del Hospital Inferior, en 1323 ya estaba en proceso de construcción y fue renovada o reconstruida en 1428. El Hospital de Santa Llúcia evolucionó con el tiempo hacia la fundación de un colegio de la Compañía de Jesús. Este desarrollo se originó después de que el fundador de la orden, Ignacio de Loyola, viviera el episodio del rapto en el hospital en 1522. En 1623, la cofradía de Sant Tomàs y de Santa Llúcia se trasladó, y los Jesuitas, propietarios de los edificios desde el año 1602, transformaron la capilla en un templo dedicado a San Ignacio de Loyola. Además, en el lugar donde se produjo el episodio, erigieron una nueva capilla, la Capilla del Rapte. Paralelamente, los Jesuitas llevaron a cabo una serie de reformas en los edificios para convertirlos en colegio y residencia.

Durante el siglo XVIII, el Col·legi de Sant Ignasi vivió una época de prosperidad que llevó a considerar la construcción de un nuevo colegio de grandes dimensiones. Las obras empezaron en 1737 con el presunto proyecto del maestro de obras jesuita, de origen aragonés, José Galván (o Galban), con el apoyo del maestro carpintero tarraconense Francesc Magrinyà. Sin embargo, la expulsión de los Jesuitas en 1767 provocó el paro de las obras. El proyecto original no se completó hasta mediados del siglo XIX. La iglesia fue consagrada en 1820. Las alas de levante y mediodía del claustro se construyeron entre los años 1865 y 1881 siguiendo el planteamiento del arquitecto Modest Fossas Pi.

A principios del siglo XX, el Col·legi de Sant Ignasi constaba de dos bloques arquitectónicos: el antiguo Hospital, el primer colegio con las capillas de Santa Llúcia y del Rapte, y el nuevo colegio con la iglesia de San Ignacio. Con el inicio de la Guerra Civil Española, en 1936, las autoridades locales ordenaron la demolición de todas las iglesias de Manresa. Durante el otoño de ese mismo año, las brigadas de trabajadores destruyeron la iglesia de Sant Ignasi y todos los edificios del antiguo Hospital, incluyendo la Capilla del Rapte. El “col·legi nou” sufrió daños durante el bombardeo de 1938 y posteriormente fue utilizado como cuartel, refugio y prisión. Aún así, se conservaron las alas del claustro. La pérdida de la iglesia de Sant Ignasi modificó para siempre el diseño original del siglo XVIII.

Tras la Guerra Civil, la zona donde se había situado la iglesia de Sant Ignasi y los edificios del antiguo Hospital de Santa Llúcia se encontraba en estado de derribo. Los Jesuitas, con la intención de reorganizar dicho espacio y de liberar la orilla del torrente de Sant Ignasi, impulsaron algunas iniciativas, una de ellas fue la reconstrucción de la iglesia de Santa Llúcia y la sala adyacente del hospital, zona donde tuvo lugar el rapto.

Buscar

Per si t'ho has perdut

El Museu del Barroc de Catalunya està englobat dins l’espai del Museu de Manresa. Accedeix a la seva web des d’aquí:

Plaça de Sant Ignasi 14-16, 08241 Manresa — Barcelona

+34 938 741 155

El Museu del Barroc de Catalunya està englobat dins l’espai del Museu de Manresa. Accedeix a la seva web des d’aquí:

Buscar

Per si t'ho has perdut

Plaça de Sant Ignasi 14-16
08241 Manresa — Barcelona

+34 938 741 155

Buscar

Por si te lo has perdido

El Museu del Barroc de Catalunya está englobado en el espacio del Museu de Manresa. Accede a su web desde aquí:

Plaça de Sant Ignasi 14-16, 08241 Manresa — Barcelona

+34 938 741 155

El Museu del Barroc de Catalunya está englobado en el espacio del Museu de Manresa. Accede a su web desde aquí:

Buscar

Por si te lo has perdido

Plaça de Sant Ignasi 14-16
08241 Manresa — Barcelona

+34 938 741 155